sábado, 27 de febrero de 2016

D'artagnan's Love: Vino

La noticia de la muerta de la esposa de mi amigo Porthos me habia tomado por total sorpresa. Había dudado si ir o no ir dado que no lo veía desde su casamiento y de eso ya habián pasado unos cuantos años.

- Es algo que tienes que hacer - me dije a mi mismo y asi fue como abandone el palacio de la Reina.

Él único que sabia bien el porque de mi ausencia en mi trabajo era mi capitan Treville y por supuesto que el cardenal junto al rey pero del resto me había encargado de solo decir que debía tomarme unos días por cuestiones personales. No me queria hacer el misterioso pero luego de toda la vigilancia que tenía sobre mí, estaba bien que los dejara tranquilos a todos pensando que tenía una vida afuera de mi trabajo ¿ Tenía una vida fuera del trabajo?

Busque la respuesta en mi cabeza y al encontrarla la verdad fue que no me gusto demasiado. No es que me precoupara el hecho de no estar casado  ó que ya tenía treinta años y no tenía hijos. Sino fue que todo aquello que no tenía era porque realmente me había ocupado de perseguir una promoción en mi categoria como mosquetero. Mi vocación como mosquetero desde niño había desecho otro anhelo. Estaba seguro que mi madre preferia un nieto a quien adorar que a un hijo que se iba a la guerra y solo Dios sabía cuando volvería.


Quizás luego de la guerra me buscaría una buena mujer y me casaría, no me veía casado realmente pero tener hijos era una linda idea en el fondo de mi cabeza. Morirse solo y sin un titulo mas que el que tenía era bastante pobre para un hombre que había salvado a Francia.
Mi cabeza siguio con aquellas ideas, iban y venian hasta que por fin arrive a la casona de Porthos , o como era conocido ahora , el señor de Du-Vallon.

- M.D'artagnan - escuche una voz muy conocida saliendo a recibirme.
Me baje del caballo con cuidado tendiendole las riendas a un hombre , seguramente trabajaba para mi amigo.
- ¿Mosqueton? - pregunte un tano extrañado pero al acercarme a él y verle la cara regordeta , me sonreí de costado. Sin duda era él. - Mi querido Mosqueton
- Oh señor que alegria el de verlo - dijo tomando mi sombrero e invitandome a pasar - es bueno para el señor tener a sus amigos aqui .
- Me imagino que si - le conteste mientras colocaba una de mis manos sobre su hombro. Él hombre no era mucho mayor que yo, tal vez si , pero ya sus casi cuarenta años se hacían notar. - ¿Cómo esta él? ¿Ha venido alguno de los otros? - pregunte en voz baja antes de poner un pie  adentro de la casa
- El señor Aramis ha venido , no se ha quedado mucho tiempo porque estaba trabajando en algo pero dijo que volveria la semana que viene para quedarse con el señor - el se detuvo en el umbral de la puerta y me miro - El conde La Fere esta aquí, ha venido con un pequeño bebe 

Era bueno saber que Aramis no había abandonado a su amigo, aunque el iba y venia del servicio siempre estaba haciendo misiones o para él o para el rey o para lo que fuera pero siempre tenía algo.

Una arruga se formo en mi frente y alce mi ceja al darme cuenta del final de la frase del querible criado de mi amigo.

- ¿Has dicho un bebe?
- Si ...- me contesto rapidamente y me indico con la mano hacia donde estaban ellos tres.

Había llegado tarde al entierro pero nunca se llegaba tarde cuando un amigo te necesita ¿O si? Esperaba que no porque como amigo no estaba siendo el mejor la última temporada a decir la verdad.
Me quede mirando la escena que acontecia en la primera habitación que daba luego de hall de entrada.

Porthos estaba allí en un sofa, con una barba de días , a pesar de que se notaba su aumento de peso , su cara estaba totalmente demacrada. Se lo veía un poco triste pero ahí estaba él jugando con un bebe pequeño de cabello castaño claro.

Athos estaba del otro lado , enfrente a ellos viendolos jugar. Nunca antes había visto aquella mirada en los ojos de mi amigo, era un total y puro amor hacia aquel niño ¿Sería su ...? Era imposible , luego de Lady de Winter , Athos no se acercaba demasiado a las mujeres ó quizas él se estaba acercando más que yo a ellas.

- Señores - hablo Mosqueton - el señor D'artagnan ha llegado.

Me sentí un tanto intimidado luego de un tiempo sin verlos que me quede ahi parado solo saludando con la cabeza.

- Porthos ...-dije dando unos pasos hacia él mientras él se levantaba del sofa y tambien se acercaba a mi - perdon digo Du-vallon -me sentía tan estupidamente idiota

El grande y cariñoso abrazo que me dio me hizo sentir que habia pasado demasiado tiempo sin vernos pero que él estaba igual que siempre.

- Gracias - susurro en mi oido , era casi inaudible dado que parecia que su garganta estaba a punto de romperse.

Se hizo un pequeño silencio en el que deje que él se abrazara a mi, no era muy demostrativo pero estaba aqui para brindarle todo el apoyo que pudiera. Era la primera vez que me tocaba de cerca una situación así.

- Lo siento mucho - hable palmeandole la espalda - lamento no ...
- Descuida D'artagnan, que estes aqui significa mucho para mi - se separo de mi y se limpio las lagrimas de los ojos para darse vuelta y mirar hacia Athos. - Ella se fue pero él llego y estoy seguro que ella ha hecho esto. - se volvio acercar al pequeño para tomarlo en brazos

Arrugue mi entrecejo y miré al pequeño que ahora estaba a mis alturas.

- ¿Y él es? - pregunte con tono extrañado mientras me acercaba a Athos para saludarlo con la mano.
D'artagnan , es Roul ...- el apreto mi mano y luego me dio un pequeño abrazo para terminar estirando sus brazos hacia el pequeño , el cual inmediatamente se tiro a los brazos del hombre. - Roul, él es un querido amigo mio. Se llama D'artagnan y es como tu tio.

El niño con sus ojos claros me miró , le vi la intensión de que intento decir mi nombre pero era bastante dificil para decirlo y más para un bebe que quizas rondaba en el año.

En mi vida había tenido un niño en brazos así que cuando Athos me lo quizo pasar di un paso hacia atras. A pesar de que ya no era tan chiquito aun me daba cosa cargarlo , si se me caia se podia lastimar y no queria imaginarme la reaccion de mi amigo.

Lo miré a la distancia y tenía un cierto parecido a Athos, el color de pelo y los ojos aunque eran de distinto color que los del Conde había algo en él que parecido a la mirada de Athos. Aunque auqellos ojos  me hacian recordar a alguien más.

- ¿Cómo harás cuando seas padre si no lo quieres cargar?
- Cuando sea padre...
- hice una pausa - supongo que estaré preparado para ese momento por ahora prefiero que Roul este a salvo en tus brazos  

Tomé asiento en el sofa más grande mientras que Mosqueton entraba con unas bandejas con comida y otro ayudante venia con una jarra en una mano y una botella de vino en la otra.
Porthos se levanto y sirvio el vino , dejo una copa para él y luego le dio una a Athos y otra para mi.

- Sé que has estado bastante ocupado - saque mi vista del vino para ver al conde y asenti con la cabeza. - ahora eres escolta de la reina.
- Me imagino que te la pasas bastante mal - agrego Du-Vallon con aquel tono de voz que debotaba su doble intensión. - las damas de compañia de su majestad son tan hermosas.

Athos y yo nos le quedamos viendo fijamente , hacia un par de dias que habia fallecido su esposa y él ya estaba pensando asi.

- ¿Qué? Yo no me he muerto - Porthos se dejo caer en el sofa y cruzo una de sus piernas - He dicho la verdad, es una más hermosa que la otra ¿o no D'artagnan? Si yo estuviera ahi me ocuparía de las damas más que de la reina.

Ladee la cabeza de lado a lado y termine por asentir

- Si ...- susurre - son hermosas pero ...- me mordi el bigote
- Todos sabemos que tienen sus peros ...- el conde miro hacia el bebe y aquello me dio una puntada - siempre tienen peros para sus cosas.
- Con o sin peros yo le haria compañia a cada una cada noche - Porthos bebío de su vino y luego me miro - ¿A cúal has atrapado ya mozalbete? Porque luego de Constanza no me imagino que te hayas mentenido casto y puro porque eso ni Aramis lo hace.

Mire mi copa y di un trago largo. En aquel momento no sabía que me habia afectado más si el nombre de Constanza o que realmente , la realidad era que por más hermosas que fueran las damas a mi me atraia ella, la reina.

- No me llevo muy bien con las damas, soy custodio porque el cardenal y el rey me han colocado ahi asi que como se podrán imaginar ...- suspire - ha sido dificil.
- ¿Asi que no has besado a nadie aun? Pobre de ti, metido entre mujeres y ...
- Porthos deberias entenderlo luego de Constanza , me imagino que D'artagnan ha comprendido que la corte no es el mejor lugar para encontar el amor ó para divertirse.

No sabía si debia agradecerle a Athos por salvarme o preparme para que me pegara.  ¿Debía contar sobre aquel juego inocente? Mejor era que no.

- Claro me casare con una campesina o parisina , lo que este a mi altura - agregue antes de humedecer mis labios de nuevo en el vino.
- Bueno dado que parece que tu no te estas divirtiendo alli dime ¿Qué tan cierto son los rumores sobre la reina?
- Porthos ...- Athos regaño a su amigo - no seas insolente.
- No soy insolente , han habido rumores desde que se ha casado con el rey y de eso ya ha pasado mucho tiempo. - se hizo sonar el cuello y se sonrio - quien podría culpar a su majestad por serle infiel a un hombre que no sabe ser hombre.
- Porthos es nuestro rey.
- Claro que lo es pero eso no quita que sea más casto de lo que parece que es D'artagnan. De todas manera una mujer asi , con su belleza y sola. - se encogio de hombros - la pregunta iba a ¿Tiene amantes?

Miré a Porthos y alce una de mis cejas , por un momento pense sobre el primo del rey y su clara cercania a la reina o sobre las cartas con el duque ingles pero la verdad que aquello me daba tanto coraje que mejor era no hablarlo.

- No, por lo menos desde que yo estoy de guardia no he visto ni he escuchado. Su majestad sabe que tiene ojos por todos lados que la observan dia y noche. Es una mujer inteligente no creo que se descuide - volvi a beber del vino.
- Y tiene razón en actuar asi - agrego Athos.

Caimos en un silencio que se rompio cuando Roul comenzo a llorar. El conde se iba a levantar para car al bebe pero Porthos más rapido se levanto y lo cargo dandole a entender que él se haría cargo de la criatura.

Me quede viendo a mi amigo como cargaba al bebe y la forma en la que Athos lo miraba.

- ¿Quien es la madre? - pregunte en susurro como temiendo que el infante me escuchara.
- Una mujer, alguien con la que estuve una noche ...- me contesto el conde .- es increible como una noche te puede cambiar totalmente la vida D'artagnan .- lo escuche suspirar pero dibujo una sonrisa en sus labios - Roul ha cambiado mi vida y no puedo quejarme o reprochar nada sobre ello. Ha sido un regalo ....

La sonrisa volvio al rostro de mi amigo y asenti con la cabeza. Estaba claro que Athos cuidaba la identidad de aquella mujer pero parecia agradecido por lo que habia pasado.

- Estoy seguro que ser padre es una bendición.
- Y seguramente tu serás un buen padre .


Las palabras de Athos me hicieron sonreir de costado, no me veia siendo padre ni siquiera casado pero quizás el destino me tenia algo parecido a lo de Athos.

Me pare y palmee la espalda de mi amigo.

- Mis felicitaciones para ti , tú serás un excelente padre amigo mio -

El conde se paro para darme un gran abrazo y al separme me miró bastante serio.

- ¿Te vas?
- Si me temo que me tengo que ir , no tanto por ser escolta de la reina sino porque Treville me ha pedido que volviera pronto
- suspire - has dejado un puesto y seguramente el proximo en ser llamado para Flandes seré yo
- Podrias no ir
- Podria pero prefiero estar alla que rodeado de mujeres o terminare siendo cura como Aramis .


Athos me miró y se rió con bastante ganas tanto que había hecho que el pequeño Roul se despertara.
Porthos nos miró con mala cara y me le acerque para que no nos digiera algo y terminramos por auyentar el sueño del infante.

- Prometo que la proxima ves que nos veamos te cargare pequeño - me incline para dejar un beso en la frente de bebe  - Porthos debo irme pero luego de que vuelva de Flandes vendré a vistarte.

- Te estare esperando ...- me dio un golpe en elhombro y luego me miro - si llegas a volver antes de las fiestas podrias pasarlas aqui y seguro Treville te salvará del palacio.

- Me parece una buena idea así tendre otro proposito para volver de la guerra con la menor cantidad de heridas.

- Seguro vendras con una estrella pegada en la frente gascón - se rio pero por lo bajos.- ó quizas vengas con una herida de esas que te dan un premio, solo espero que regreses y cumplas tu palabra. Te estaremos esperando

-Claro que vendre - afirme antes de despedirme de los tres nuevamente.

El viaje hacia el palacio se me habia hecho bastante largo, había salido temprano para ir hacia lo de Du-Vallon y así poder volver antes al palacio.

El sol ya habia caido hacia unas cuantas horas, me habia quedado sin cena y por lo que yo calculaba seguramente ni las cocineras estaban en su oficio.

Deje a mi caballo en establo con bastante avena dado que se lo había ganado luego de aquel dia de viaje y marche hacia mi habitación.

Estaba por llegar a mi destino cuando vi que Armand me esperaba en la puerta.

- Es tu turno - dijo un tanto molesto y me imaginaba el porque , lo habia dejado más horas con las damas y a él eso lo volvía loco - y te ha llegado esto.

Tome la carta de su mano y asenti con la cabeza.

- Gracias.

Espera a quedarme solo y corte el sello del señor de Treville.

- " D'artagnan , mañana mismo deberas estar en Paris . Con la salida de Athos y las bajas que han habido en los últimos días necesitamos gente en el frente y dado que tienes experiencia he pensado que para que no te aburras en el palacio estes en Flandes hasta nuevo aviso.
No llegues tarde porque se irán sin ti y tendras que viajar solo
Atte: Capitan Treville"


Me rasque la barbilla , estaba seguro que los otros ya sabían que me habian llamado , quizás por eso Armand  estaba algo molesto. Ahora iba a tener que pelearse con otro nuevo por los horarios y demás. Seguramente él tambien estaría más feliz peleando afuera de aqui.

Doble la carta para guardarmela en uno de los bolsillos internos del saco y comence a caminar hacia el ala de los departamentos de la reina.

Había esperado tanto por aquella carta pero en aquel momento se sentia algo raro, era la emoción de poder irme con cierto grado de nostalgia por dejarla.

Decididamente mi cabeza no estaba funcionando muy bien. Mi devoción hacia la corona estaba transpasando sus limites.

Me quede quieto al escuchar musica , ya no era hora para que alguien estuviera por ahi tocando , seguramente ella estaría durmiendo asi que iba a tener que hacerle de malo a cualquiera de sus damas.

Camine lento hacia la habitación en la que se encontraba el clave, pero al acercarme vi que la puerta estaba abierta y Ana estaba allí sentada tocando.

Intentando hacer el más minimo de los ruido me apoye en el vano de la ventana, la música era sublime, la realidad es que yo no entendía mucho de las notas o acordes o si era buena o mala interprete. En aquel momento solo sabía que ella tocaba demasiado bien.
Ana de Austria parecía un angel, no estaba exagerando , era demasiado hermosa y aquella musica hacia que tuviera como un aura especial.

- Os estaba esperando 

Me que de quieto mientras ella seguia tocando , me habia hablado con tanta naturalidad que podría haber sido parte de una canción.

Estaba en silencio ¿Ella me estaba esperando a mi? ¿Que se suponia que debia decir?
Sus dedos seguian jugando en las teclas y mi mente buscaba algo para poder decir pero me parecia un sacrilegio interrumpir aquella musica.

- ...- me acomode al lado del clave apoyando una demis manos sobre el instrumento pero manteniendo mi postura y la lejania que debia mantener según el protocolo.- Seguramente Armand no es tan buen escolta como yo ...- por fin solte sonriendome de costado.

Ana de Austria dejo de tocar y tambien se sonrio.

Por un momento ninguno de los dos dijo nada simplemente nos miramos.

- Me he enterado de que nos abandorá - ella bajo la mirada desviandola de nuevo hacia el clave, sus pestañas se habian visto tan llamativas en aquel movimiento que por un momento me perdi de la conversación aunque el dejo de reproche en su voz me devolvio a la realidad.
- Si , me temo que así es su grandesza - apreté ligeramente mis labios .- Sé que le di mi palabra pero me han llamado y debo ir....

Volvio a tocar y yo estiré mi cabeza hacia atras. Ahora parecía algo molesta , eso solo queía decir que me habia estado esperando solo para poder confirmar de que me iba.

Me separe del clave para ir hacia la puerta , quizas ella quería de nuevo privacidad para su practica pero al pasar por su lado sentí su mano tomando la mia por un instante para terminar soltandola.

- Volveré .- me habia salido un tanto egolatra, superado - la voy a proteger y eso haré, palabra de gascón. 

Se hizo un silencio pequeña y aquella mirada que por un momento se habia tornado hielo se volvio amable.

- Podrias cerrar la puerta, hace frio ...- me susurró

Me separe de ella solo para caminar hacia la puerta y al cerrarla vi que Marie de Hautefort miraba desde la otra habitación. Me sonrei de costado y me voltee para ver la reina

- Marie es bastante insistente, está haciendo guardia tambien - comente mientras me apoyaba en la puerta.

Ana se rió y se levanto con total gracia del banquito que hacia juego con el instrumento. Ladeo la cabeza pero sin perder aquella sonrisa que había comenzado a conocer y que si no me fallaba la intuición solo quería decir que era algo asi como traviesa.

- Me cuidan mejor que mis propios escoltas - se sirvio un poco de vino de una botella que parecia que ya habia sido atacada con anteriodidad y camino hacia mi - Es dificil vivir en el palacio, llega un día en el que tu realmente no sabes en quien puedes confiar. Por ejemplo , tú dices que volveras ¿Qué tan segura puedo estar yo de eso? ¿Qué tan segura pueda estar de tus palabras D'artagnan? Todos los hombres son iguales al fin y al cabo, solo palabras al viento  - Ana de Austria se paró frente a mi y dio un sorbo a su copa. Parecia dolida, parecia que algo habia detras de aquel trago de vino, ella parecia querer huir de ahí de alguna forma.

- Fui a Inglaterra y volvi con sus diamantes, dije que volvería con ellos y así lo hice. Cuando un gascón dice que hará algo tenga por seguro que así lo hará majestad. Puede confiar en mi , volveré - sonreí de costado.

Mis palabras habian dado en el blanco o eso parecio porque estaba satisfecha con mi respuesta y ya vino no quedaba en su copa.

- D'artagnan ...
- ¿Si?


Ella se quedo viendome con si algo pasará por su cabeza. Algún tipo de idea. Lamentablemente para mi aun no podia decisfrar aun todo lo que su mirada ocultaba.

Se acerco mas a mi y como no pude evitarlo aunque una parte de mi decia que eso iba a pasar, mis labios atraparon los suyos con suma delicadeza.

Su sabor era algo exquisito , algo como lo que suponia que podía haber sido moder la manzana prohibida pero era algo tan placentero que luego tendría que irme a confesar , si es que me atrevia a hablar sobre mi suerte.

- ...M...- mi cabeza buscaba algo que decir, porque me decia que detuviera aunque el corazón me decia que no , que no estaba bien . - Anne ...- logre decir al separme de sus labios.

Ella alzo la vista, esos ojos azul cielo me miraron y el aire parecio faltarme.

No parecia molesta por la falta de respeto, me habia saltado el protocolo mencionado su nombre al desnudo y era tan dulce que lo podría repertir otras mil veces más.

Quize decir algo pero todo quedaba atrapado en mi garganta, como si temiera que aquello me fuera a separar de ella.

- Esto esta mal - logre decir bajando la mirada mientras soltaba el aire lentamente - Eres la mujer más hermosa que he visto en mi vida, pero ...
- ¿Pero?

Se hizo un silencio en el que tome el pestillo de la puerta y respire profudamente.

- Eres la reina y hay un millon de oidos en este palacio. - me mordi el labio inferior - tal vez sin nadie ...y si simplemente fueras Anne , las cosas serían diferntes. -  las palabras salian pero cada una de ellas me dolian, quizas si tuviera el temperamento de Porthos me estaría aprovechando de la situación.  ¿Pero quien en su sano juicio se aprovecharia de la reina? El alcohol quizás le estaba jugando alguna pasada a ella y a mi - y por sobre todo usted es una Dama majestad - abrí la puerta con cuidado sabiendo que Marie de Hautefort aun estaba detras de su puerta.- Es hora de dormir, seguramente mañana tiene un dia largo.- mi vista se profundizo en la hoja del cuarto de su dama de compañia. Ella me habia visto y yo a ella

- D'artagnan ...- ella se acerco a mi tan cerca que podía oler de nuevo su aroma- Yo ...
-Marie , podrias llevar a su majestad a su cuarto esta algo indispuesta en estos momentos.

Basto que yo hablara para que no solo la puerta de Marie se abriera sino que tambien se abrió la puerta de su dama española.

Ana no estaba mal, no se la veia mal pero estaba necesitada de afecto realmente y no me iba aprovechar en aquel momento. No sabia que había pasado aquel día y creo que tampoco quería saber porque ella podría estar así. No era la bebida lo que la tenía en aquel estado sino todo , el vino solo parecia ser una excusa para hacer algo más. Era demasiado inteligente y el problema es que yo no era un simple noble o caza fortuna, aun era un caballero.

Las tres mujeres me miraron y yo solo asentí con la cabeza antes de retirarme hacia mi silla en donde había estado haciendo las últimas rondas nocturas por estas largas semanas.