jueves, 29 de agosto de 2013

Carpitulo XI: Clase de esgrima

El conde de la Fere se encontraba con Phillipe. Habían caminado durante varios minutos hasta que llegar a un lugar amplio , de pasto verde alto pero no tanto como impedir que se pudiese caminar con facilidad y por sobre todas las cosas estaban lejos de distracciones para el muchacho. Era hora de ponerse a trabajar en el plan y las distracciones no eran más que pedidas de valioso tiempo.

- Phillipe - la voz del conde se escucho con seguridad

- Si señora - contesto el joven acercándose al hombre

- Vamos a comenzar con tus clases de esgrima - el ex mosquetero de pelo rubio entrecano tiro a los pies del muchacho un florete - tómalo

El joven príncipe tomó la espada para practicar y siguió el instinto de como debía tomar aquella arma. Athos se sonrío y se acomodo al lado del joven para poder acomodarle el arma en la mano.

- Siempre debes tomar bien la espada que te den , no importa el peso si tiene filo o no , cuando tu tienes un arma en la mano puede ser peligrosa para el oponente como para nosotros mismo y estoy seguro Phillipe que no quieres herirte con tu propiedad espada ¿Verdad?

- Claro que no quiero eso señor - respondió Phillipe con mucha seguridad.

- Muy bien , ahora que ya tienes el florete bien tomado en tus manos lo segundo que debes saber como defenderte - el conde de La Fere tomó la otra mano del joven y le coloco un escudo - para poder ser un buen espadachín debes saber como defenderte, no por atacar se gana un duelo sino por el uso del cerebro. Recuerda debes tener tu espada en la mano más ágil y el escudo en la mas torpe

El muchacho se quedo cayado mirando tanto el florete como el escudo y con sus entrecejo fruncido levantó la cabeza para poder ver a su maestro.

-Las armas realmente son pesadas señor



- Claro que lo son Phillipe , quiere decir que están bien echas pero veras que mientras pase el tiempo te acostumbraras al peso tanto que luego ya no lo sentirás - el conde le guiño un ojo mientras se colocaba justo al frente del muchacho más o menos con unas diez yardas de distancia. - pero también puede ser que el peso se te duplique . Todo es mental  - Athos levanto su espada a la altura del hombro - Ahora Phillipe atácame como si supieras como usar una espada , deja que tu instinto te guíe usando tu cabeza y todas tus fuerzas.

El joven Phillipe miró su florete y apretó ligeramente el mago con fuerza. Iba hacer exactamente lo que el conde le estaba pidiendo. Llevó su brazo hacia atrás para darse impulso y se echo a correr para poder borrar la distancia que había entre ellos dos ya que si fallaba con el arma tendría el escudo para poder derribar a Athos con el.

Por su parte el Conde de La Fere simplemente miró a Phillipe esperándolo con el espadín en sus manos. Phillipe corría en su dirección con bastante velocidad pero al tenerlo a dos yardas de distancia el conde golpeó su espadín contra el florete del muchacho y lo desacomodo usando un poco su cuerpo haciendo que el joven terminara aterrizando sobre el suelo totalmente desarmado.

Phillipe se giro sobre el pasto para mirar hacia el conde sin explicarse como era que había terminado en el piso. Pero en el momento en que Athos iba hablarle se escucharon pasos acercándose a ellos.

- No te aproveches del pobre mozalbete - Du Vallon se río mientras se sentaba en unos troncos que se encontraban a unos pasos del maestro y su discípulo.

- Os estáis equivocando querido Duque yo no me estoy aprovechando de nuestro joven amigo simplemente estaba analizando que tan impulsivo era

-¿Y cuál es tu veredicto querido Conde? - preguntó D'artagnan tendiéndole la mano a su hijo mientras se sonreía ampliamente.

- Mi conclusión capitán es que vuestro hijo es valiente , si muy valiente pero aun no sabe usar la cabeza ni el cuerpo propio de la edad y la inexperiencia

- Entonces es una buena noticia Phillipe - D'artagnan le guiñó un ojo a

- Gracias Monsieur de La Fere - el joven príncipe hizo una pequeña reverencia con la cabeza y el conde palmeo la espalda del muchacho

- Estoy seguro que la valentía es algo que haz heredado de vuestro padre pero aunque la charla podríamos alargarla y con mucho ánimo lamento decirles mis amigos que debemos de seguir trabajando porque sino el padre Harbley

- Oh no sería terrible que el todo poderoso de Aramis se enojara - Porthos se río tomándose la cabeza - Dios bendito de vuélveme a mi amigo solo por un par de horas.

- Vamos no os burléis de Aramis que si os escucha , yo no quiero estar allí en ese momento - el mosquetero se hizo a un lado para dejar el espacio libre para ambos luchadores pero el conde tenía otra idea en su cabeza.

- Phillipe dale el florete al capitán

D'artagnan al escuchar la voz de Athos se sonrió de costado negando con la cabeza mientras pasaba dos de sus dedos por sus bigotes bastante divertido por la situación. Phillipe solo se limito a hacer lo que el conde le había pedido y le hizo entrega del florete a su padre.

- Athos ... - comenzó a decir el mosquetero mirando a su amigo.

-Solo una pelea de muestra D'artagnan

- No me mal interpretes querido amigo pero yo he estado entrando, y tú, tú sabes no quiero hacer daño

- Deja las fanfarroneadas a un lado gascón que desde la primera vez que nos hemos batido a duelo , él que siempre termina perdiendo eres tu capitán.

Porthos se echo a reír y miro a Phillipe de manera complice.

- Athos siempre nos ha ganado a todos - susurro el barón de Du-Vallon al oído del muchacho - Hey D'artagnan , pelea y ganale a Athos , así le demuestras a Phillipe que estará en buenas manos en el palacio.

El mosquetero movío levemente su cuello y agarro el florete mirando fijamente al su oponente el conde.

- Ya que los caballeros insisten tanto deberé pelear y ganar , espero no recibir protestas por dicho merito.

- No habrá ningún reproche querido amigo , claro que eso pasara si me ganas

Ambos amigos amigos se saludaron con los floretes colocándose en guardia para estar listos para aquel duelo. Ya hacia demasiados años en los que no cruzaban una espada ni en contra ni a favor de nadie. Athos y D'artagnan se encontraban frente a frente , a unas diez yardas de distancias.

Los primeros minutos del duelo como era de esperarse ambos espadachines observaban y meditaban sobre su oponente. Pero aquello duro solo unos minutos ya que el primero en atacar fue el mosquetero, ávido y rápido D'artagnan ataco a Athos siendo certero en su ataque pero era de esperarse y a pesar de la lentitud de Athos este lo esquivo. El duelo era vistoso ya que ninguno de los dos atacaba seriamente al otro, D'artagnan obviamente confiado atacaba pero solo para cansar a Athos.

- Vamos capitán , empiezo a creer que se están cansado las piernas. - grito Porthos desde el tronco en el que estaba sentado y codío a Phillipe - vamos hombre que así nadie cree que eres la mejor espada de toda Francia

Athos avanzaba con su ataque , con cada segundo que pasaba sus movimientos eran mas fluidos y D'artagnan no estaba en apuros pero lo estaba comprometiendo bastante. A pesar de que su atención estaba en el campo de batalla al escuchar las palabras de caballero de Du-Vallon , el mosquetero acorralo esta vez a Athos. Los golpes empezaron hacer mas agresivos y más rápidos, iban y venían en un sin fin de movimientos.

- Soy el mejor de eso no hay duda, si no ya me hubiese retirado y estaría criando chanchos en alguna tierra lejana - comento el mosquetero con voz elevada mientras se movía hacia un lado para esquivar a Athos.

- Que viva en un tierra lejana no significa que este viejo D'artagnan - el conde miró a su amigo gascón y al ver que comenzaba a dar indicios de fatiga se aprovecho de aquello y ataco en donde sabía que debía de atacar al mosquetero , a una de sus piernas. El mosquetero no fue lento ante el ataque propicio por su amigo pero no contaba que en su retroceso el pies de apoyo se le doblara hacia fuera haciéndolo caer al suelo y dejándolo a merced completamente de su adversario

- Lamentablemente una vez más tengo que darte la razón querido amigo, siempre me ganas - el mosquetero soltó un pequeño suspiro dejando caer su cabeza hacia atrás , contra el pasto mientras sentía que Athos ya se encontraba a su lado para ayudarlo a ponerse en pie.

- El gran D'artagnan cayó al suelo pero no ha sido por mi , creo que tu cuerpo aún esta cansado. Lamento informarte capitán ya no gozas de tener veinte años - el conde tomo las manos del mosquetero para ayudarlo a ponerse en pie y en ese momento cuando el gascón dejo que su pies derecho hiciera contacto con el suelo se le escapo un gemido de dolor - bien amigo , despúes de todo no tuviste que mentir en la carta ¿No?

- Para que todo salga perfecto , tiene que ser lo más creíble todo ¿No?

- Claro que sí pero Aramis en cuanto se entere de esto ... - el gascón y el conde se miraron solo por un segundo y se echaron a reír

- Señor Duque ¿Seria tan amable de ser mi acompañante hasta la casa?

Porthos se acerco lentamente hasta donde se encontraban sus amigos seguido del muchacho.

- Sera todo un placer capitán , por lo menos seré útil para algo - el caballero de Du-Vallon tomó el brazo del D'artagnan para pasarlo por arriba de su hombro y cargo el peso de su amigo sobre su cuerpo. - Estoy seguro que alguien en la casa te vera el pie.

Antes de irse y bajo la mirada un tanto preocupada del Philipe , el mosquetero golpeo cariñosamente el hombro del chico entregándole el florete con cuidado.

- No hay duda de que serás el mejor con la espada si sigues obedientemente las palabras de alguien tan sabio como Athos. - al finalizar sus palabras, él gascón comenzo a caminar con ayudar de Porthos hacía la casa dejando detras de ellos a un gran maestro y su alumno.